STOP a la pérdida de humectación

Karina Ulibarri
Karina Ulibarri Cosmiatra Universitaria. Esteticista. Profesional técnica de LUVRÉ Cosmética Argentina.
Compartilo:

El equilibrio en el Factor Natural de Humectación permite mantener una piel saludable.

STOP a la pérdida de humectación

La pérdida transepidérmica de agua trae como consecuencia trastornos, no solo estéticos, como una piel descamante, reactiva y con líneas de expresión marcadas, sino que pueden dar como resultado trastornos significativos.

Para entender los procesos y la forma en la que nos protege la barrera cutánea es indispensable repasar o reconocer aspectos básicos de la biología de nuestro órgano protector.

La función barrera reside en el estrato córneo, el cual es una estructura altamente especializada y con una permeabilidad selectiva.

Las células predominantes en la epidermis son los queratinocitos, los cuales siguen un programa de diferenciación terminal en el trayecto por los diferentes estratos (basal, espinoso, granuloso y córneo) .

En ese proceso y evolución de la vida del queratinocito hacia su muerte se producen proteínas estructurales (queratinas, elementos de unión) y reguladoras (enzimas) que van contribuyendo en la estructura del estrato corneo y su función barrera, así como favoreciendo la descamación controlada de los corneocitos.

Las modificaciones que se producen en el queratinocito una vez que está anucleado (corneocito) son esenciales para el funcionamiento de la capa córnea y para lograr una descamación controlada.

La estructura del estrato corneo podría compararse como una pared de ladrillos, donde los corneocitos serían los ladrillos y los lípidos y corneodesmosomas los cementantes del mismo. Esta estructura permite regular el paso de agua y la evaporación acelerada.

Sabemos que el mayor contenido de agua en la piel se encuentra a nivel dérmico, en la matriz extracelular de la misma. Está compuesto principalmente por glucosaminoglicanos y existe una perspiración continua. El rol de la barrera cutánea es, justamente regular el egreso y también el ingreso de agua a través de la piel, para mantener así la homeostasis.

Es fundamental para lograrlo la estructura de pared de ladrillos: La matriz de lípidos la cual está compuesta en un 50% aproximadamente por ceramidas, un 10% a 20% por ácidos grasos, y un 25% por colesterol. El corneocito, a su vez es un complejo de proteínas insolubles que permite la retención de agua. Estas proteínas, asociadas a los lípidos intercelulares ayudan a mantener la función barrera.

Para lograr la integridad del estrato corneo se forman entre los corneocitos los corneo-desmosomas, que son estructuras proteicas intercelulares que los mantienen unidos entre sí.

Para que pueda producirse la descamación natural de la piel intervienen enzimas que degradan las estructuras corneo-desmosomales.

Es esencial que el estrato corneo se encuentre hidratado para que tenga flexibilidad y mantenga la actividad continua de las enzimas que van a permitir la correcta descamación. Esta hidratación se da gracias al FNH (Factor Natural de Humectación) que se lleva a cabo en el proceso de diferenciación del queratinocito a través de proteínas y aminoácidos específicos, los cuales van a atraer agua (capacidad higroscópica) Está compuesto principalmente por aminoácidos, y aproximadamente 40% de PCA (ácido pirrolidón carboxílico, 12% urea y 8% azúcares e iones.

El agua retenida por la piel corresponde a aproximadamente el 10% del peso corporal, y se encuentra principalmente en la dermis. Esta difunde pasivamente a través de la capa córnea dependiendo del equilibrio entre el contenido de agua de la epidermis y la humedad del ambiente (pérdida insensible de agua) y es el reflejo de la integridad de la barrera cutánea.

La disfunción de esta barrera trae enfermedades en la piel como ser la dermatitis atópica, psoriasis, ictiosis, eczema de contacto irritativo, y xerosis de invierno inducida por la baja humedad.

Los cambios climáticos, el estrés, la edad, el uso de productos inadecuados, y otros factores extrínsecos e intrínsecos pueden alterar la función barrera, con lo cual es importante utilizar productos que ayuden a compensarla.

Basados en la presencia de agresiones externas e internas y sus consecuencias sobre la piel, Luvré Pro relanza un Serum Hialurónico Ultra Hidratante que aporta los componentes necesarios para mantener la humectación del estrato córneo, favoreciendo así la función barrera y la salud y juventud de la piel.

Con ácido hialurónico y glucosaminoglicanos que aportan hidratación profunda, y aminoácidos que favorecen la síntesis de ceramidas y colágeno, como activos principales en su formulación.

Esto aumenta la capacidad de hidratación y humectación de la piel, a la vez que otorga sensación de descongestión y calma el ardor característico de las pieles que se encuentran expuestas a los cambios de temperatura.

Bibliografía consultada: Libro: Química Cosmética para cosmetólogas-Ricardo Pascuali. Revista: Ciencias Básicas. Barrera epidérmica-Claudia Juliana Díaz Gómez. Nota: Barrera Cutánea- María Elvira Marcano, Francisco Gonzalez.

Compartilo:
Karina Ulibarri
Escrita por

Karina Ulibarri

Cosmiatra Universitaria. Esteticista. Profesional técnica de LUVRÉ Cosmética Argentina.